En este momento estás viendo El impacto del taylorismo en la salud laboral: un legado controvertido

El impacto del taylorismo en la salud laboral: un legado controvertido

La organización científica del trabajo promovida por Taylor, conocida como taylorismo, ha tenido un éxito considerable en el mundo desde finales del siglo XIX. Sin embargo, las soluciones que propone incluyen una parte de arbitrariedad y tienen una aplicación real bastante limitada.

Tiempo estimado de lectura : 0 minutos

Desde su concepción a finales del siglo XIX, el taylorismo ha marcado profundamente la historia de la organización del trabajo. Diseñado por Frederick Winslow Taylor, este modelo buscaba incrementar la eficiencia de la producción industrial apoyándose en un estudio científico del trabajo. Aunque su éxito es innegable, su aplicación y sus consecuencias en el trabajo y los trabajadores siguen planteando importantes cuestiones hoy en día, especialmente en el ámbito de la salud laboral.

El método científico aplicado al trabajo

El surgimiento del taylorismo coincidió con la segunda revolución industrial, en la que las empresas industriales, especialmente las relacionadas con el ferrocarril, tuvieron que adaptar sus métodos de gestión de la mano de obra a una estructura más jerarquizada. La noción de organización del trabajo, inicialmente formulada por Louis Blanc, se materializó con la introducción de un marco normativo destinado a regular las relaciones entre el trabajo y el capital, reemplazando así lo que se percibía como una anarquía liberal.

Taylor introdujo un cambio radical al establecer una norma de producción determinada científicamente. El cronometraje sistemático de los trabajadores más eficientes permitió definir tiempos estándar para cada tarea. Este enfoque creó una autoridad superior en el ámbito de la organización del trabajo: el experto, cuya misión era definir los derechos y obligaciones de cada trabajador, en beneficio del interés colectivo.

No obstante, las críticas no han faltado. El taylorismo, aunque aportó cierta eficiencia productiva, ha sido señalado por haber inducido una selección rigurosa y a menudo despiadada de la mano de obra, así como un potencial sobretrabajo de los empleados. De hecho, al considerar únicamente la intensificación del trabajo humano, este modelo a menudo ha descuidado los aspectos cualitativos y psicológicos del trabajo.

Henri Fayol, contemporáneo de Taylor, propuso una alternativa rehabilitando la figura del líder en la empresa con su principio de «unidad de mando». El fayolismo se centró en los juegos de poder y la gestión psicológica, contrastando así con el taylorismo, que consideraba la fábrica como una gran máquina.

Hacia una mecanización del trabajo

Con el tiempo, el enfoque se desplazó de la intensificación del trabajo humano hacia la automatización, especialmente cuando el material procesado se volvía más valioso que el tiempo humano invertido. Esto llevó al nacimiento de la ergonomía cognitiva y a una reflexión más profunda sobre la importancia de la calidad frente a la cantidad en el proceso de trabajo.

A pesar de su amplia adopción, el taylorismo resultó ser principalmente aplicable en grandes empresas industriales, dejando de lado una gran parte del sector productivo. Su aplicación en el sector terciario ha sido muy limitada, lo que subraya su falta de flexibilidad y relevancia en ciertos contextos.

El taylorismo a menudo ha demostrado ser una solución organizacional adecuada para asegurar un rápido crecimiento de la producción en períodos de crisis, como las guerras o las fases de reconstrucción. Sin embargo, ha demostrado ser menos efectivo como modelo sostenible para la organización del trabajo, ya que a menudo ha favorecido la intensificación y la mecanización del trabajo humano en detrimento de una verdadera innovación técnica.

En conclusión:

El taylorismo sigue siendo un tema de debate, particularmente en términos de impacto en la salud y el bienestar de los trabajadores. La intensificación del trabajo y su reducción a tareas repetitivas tienen consecuencias psicológicas y físicas que son cada vez más examinadas por especialistas en salud.

Philippe Casanova

Médico especialista en medicina del trabajo y medicina forense.