En este momento estás viendo El secreto profesional: un pilar de la salud laboral

El secreto profesional: un pilar de la salud laboral

El secreto profesional no es un concepto reservado exclusivamente para los profesionales de la salud. Aunque el paciente sea el dueño del secreto, existen aspectos legales, sociales y éticos que no cubren exactamente los mismos límites. Finalmente, es esencial conocer y aplicar las excepciones al secreto.

Tiempo estimado de lectura: 0 minutos

Esencial para profesionales y público, su comprensión y aplicación correctas son cruciales. Los certificados médicos protegen los derechos de los pacientes.

Aspectos jurídicos y sociales del secreto profesional

El secreto profesional está sujeto a excepciones legales estrictas. La divulgación de información confidencial por un profesional puede conllevar sanciones severas, incluyendo un año de prisión y multas. Sin embargo, hay circunstancias donde revelar información no solo está permitido, sino que es necesario, como en casos de abuso a menores o personas vulnerables, o violencia de pareja. En estas situaciones, la ley protege a quienes informan de buena fe, eximiéndolos de cualquier responsabilidad civil, penal o disciplinaria.

El secreto profesional no es absoluto. En interés de los pacientes, se prevén excepciones para la declaración de nacimientos y defunciones, enfermedades contagiosas, admisiones en psiquiatría y otras situaciones necesarias para la salud pública y la seguridad de los pacientes. Estas excepciones buscan equilibrar el derecho a la confidencialidad con las necesidades de la sociedad y la salud pública.

La deontología médica y el secreto profesional

El Código de Deontología Médica establece que todo lo aprendido por el médico en el ejercicio de su profesión está cubierto por el secreto profesional. Esto incluye información confiada, observada o deducida. Los médicos deben proteger la integridad física y mental de todos los pacientes, especialmente los privados de libertad o vulnerables. En casos de abuso o maltrato, el médico debe, en ciertas circunstancias, informar estos hechos a las autoridades judiciales.

Gestión de la información del paciente

Los médicos mantienen fichas de observación confidenciales para cada paciente, que no son transmisibles a terceros. El compartir información con otros profesionales de la salud es permitido y alentado para asegurar la continuidad de los cuidados, siempre con el consentimiento del paciente. La transmisión de notas personales a otros médicos o instituciones está estrictamente regulada para proteger la confidencialidad del paciente.

En conclusión:

El secreto profesional en la salud laboral es un pilar ético y legal indispensable, que debe ser comprendido y respetado por todos los profesionales de la salud. Su aplicación juiciosa permite salvaguardar la confianza entre el paciente y el profesional, protegiendo al mismo tiempo los intereses de la sociedad.

Philippe Casanova

Médico especialista en medicina del trabajo y medicina forense.