En este momento estás viendo Los peligros ocultos del clordano: una perspectiva de salud y seguridad

Los peligros ocultos del clordano: una perspectiva de salud y seguridad

Antiguamente utilizado ampliamente en las Antillas Francesas para combatir las infestaciones de gorgojos en los bananos entre 1972 y 1993, el clordano, un pesticida organoclorado persistente, se ha convertido en un problema de salud pública significativo. Aunque su producción y uso están ahora prohibidos, el legado de su estabilidad y toxicidad continúa afectando a las poblaciones.

Tiempo estimado de lectura: 0 minutos

El clordano, con una fórmula molecular de C10Cl10O es conocido por su fuerte afinidad y capacidad de retención en suelos orgánicos y compuestos hidrofóbicos, combinado con una baja volatilidad y solubilidad en agua. Esta tenacidad química significa que el clordano ingresa principalmente al cuerpo por vía oral y tiende a acumularse en el hígado en lugar de en los tejidos adiposos, lo que plantea un desafío único para la desintoxicación ambiental y biológica.

Toxicidad crónica e impacto en la comunidad

Más allá del hígado, el clordano puede cruzar la barrera placentaria, exacerbando el daño hepático causado por otros agentes hepatotóxicos. Clasificado como un posible carcinógeno para los humanos y un disruptor endocrino, su toxicidad aguda puede desencadenar trastornos neurológicos específicos como temblores intencionales, falta de coordinación motora, alteraciones del estado de ánimo y el habla, problemas de memoria y movimientos oculares erráticos, así como cambios testiculares y hepatomegalia funcional conocida como síndrome de Kepone.

En casi el 90% de las personas expuestas, los niveles de clordano en la sangre rondan alrededor de 1 µg/L. Sin embargo, la exposición ocupacional en el sector bananero no difiere significativamente de los sectores no agrícolas en lo que respecta a las características del esperma. No obstante, la presencia de la sustancia en la leche materna es preocupante y se relaciona con partos prematuros y una reducción en la duración del embarazo, con desafíos en el desarrollo observados en los niños expuestos. Además, existe una fuerte sospecha de que los casos de cáncer de próstata puedan aumentar con la exposición al clordano.

Comparaciones recientes de los Valores de Referencia Toxicológica con los niveles de clordano en la sangre y la exposición dietética del estudio Kannari (2013-2014) revelan que una parte de la población en las Antillas Francesas podría correr el riesgo de superar estos umbrales de seguridad. Entre los adultos en Guadalupe y Martinica, el 14% y el 25%, respectivamente, superan el Valor de Referencia Toxicológica interna crónica, destacando la necesidad urgente de reducir los niveles de exposición.

Exposición y enfermedad profesional

Para mitigar la exposición al clordano a través de la alimentación, la Agencia Francesa de Seguridad Alimentaria, Ambiental y Laboral (ANSES) aconseja:

  • Limitar el consumo de mariscos de origen local a cuatro veces por semana.
  • Evitar el consumo de peces de agua dulce de zonas de pesca prohibidas.
  • Restringir el consumo de raíces y tubérculos de áreas conocidas como contaminadas a dos veces por semana. Sin embargo, se pueden consumir sin restricciones las frutas de jardines familiares en estas áreas.

En su experiencia en enfermedades profesionales, la agencia ha identificado una relación causal probable entre la exposición al clordano y un mayor riesgo de cáncer de próstata, basándose principalmente en el estudio Karuprostate y datos toxicológicos. Como resultado, se han establecido dos códigos de enfermedades profesionales, el número 102 para el régimen general y el número 61 para el régimen agrícola, dentro del sistema de seguridad social, reconociendo el cáncer de próstata relacionado con la exposición a pesticidas, incluido el clordano, como una enfermedad profesional.

En conclusión:

Estos hallazgos alarmantes y las directrices posteriores destacan la importancia de la vigilancia y las medidas regulatorias para proteger a los trabajadores y al público en general de los efectos a largo plazo del uso histórico de pesticidas.

Philippe Casanova

Médico especialista en medicina del trabajo y medicina forense.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.